Solo puedes crecer si estás dispuesto a sentirte incómodo cuando intentas algo nuevo

Los sentimientos del fumador


Los sentimientos que produce el cigarrillo en el fumador son intensos.
Reconocerlos nos permitirá trabajarlos y avanzar.
Veamos algunos de los que en mi experiencia son muy frecuentes en las personas que desean dejar de fumar y encuentran resistencias:

– Culpa y miedo:
Hace muchos años que fuma y sabe que su salud corre riesgos. Por temor a “saber” sobre los efectos, hace años que evita los controles.

– Vergüenza y frustración:
Los hijos le piden que deje.
Hizo muchos intentos que no resultaron.
Se siente incapaz de manejar este aspecto de su vida.

– Incomodidad:
Siente un tironeo entre sus ganas de fumar y la certeza de la molestia que produce en los demás.
Cuando está reunido, social o laboralmente, debe escaparse para poder fumar.

– Dependencia:
Debe organizar su vida y sus actividades en función de cuándo y cómo podrá fumar.
Es tan importante su dependencia que muchas veces necesita aislarse y evitar reuniones y actividades.

– Desvalorización:
La autoestima del fumador se encuentra disminuida.
Los intentos frustrados, la sensación que el cigarrillo maneja su vida, lo hace sentir muy inseguro.

Cuando el fumador comprende que TODOS estos sentimientos tienen su base en la adicción a la nicotina, se tranquilizan.
Si sucede que (con un adecuado acompañamiento), logran dejar de fumar, todo estos sentimientos mejoran y luego desaparecen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat