Claridad, libertad y confianza

Conversando con una paciente, durante los primeros tiempos de la abstinencia me comentaba: “me doy cuenta al no fumar, cómo antes me postergaba. Me enojaba pero no podía decir que no ante ciertas demandas, aunque no quisiera hacerlo.”
“Ahora hago las cosas por decisión propia, no porque me lo piden.”
Desde el punto de vista emocional, dejar de fumar produce un cambio muy profundo. Comienza a esbozarse la verdadera identidad.
Recuperamos lo siguiente:
-CLARIDAD, para ver cómo son los hechos.
-LIBERTAD, para decidir.
-CONFIANZA, como consecuencia de percibirse con más seguridad y autovaloración.
-SENSIBILIDAD AUMENTADA. Para lo agradable (amor, ternura)…y también para lo desagradable (enojo, ira).
Todo este cambio se manifiesta como consecuencia de haber dejado de fumar, ya que hacerlo (fumar), los mantenía “ semianestesiados” durante todo el día, todos los días.
Este cambio en la forma de autopercibirse, es tan fuerte que no todos lo aceptan con facilidad. Se sienten raros, desconocidos.
Otros, rápidamente lo celebran y es origen de satisfacción. Todo depende de cuán abierto al cambio esté cada uno.
Dejar de fumar (no nos cansaremos de decirlo y repetirlo) significa en la vida de las personas UN GRAN LOGRO y un verdadero CAMBIO DE VIDA.


Sean estos bienvenidos!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat