Odio fumar… y aun así lo sigo haciendo.

Este comentario extremo, es frecuente cuando les pregunto a los pacientes los motivos para dejar de fumar.
También comentan:


– No soporto el olor.
– Me avergüenza hacerlo.
– Trato que nadie sepa que fumo.


Las personas que sienten estas cosas , se perciben incoherentes, ineptos y desvalorizados. Además, censuran su propia conducta.
Es muy importante que comprendan que, aun teniendo motivos fuertes, contundentes y reales para dejar , eso no es suficiente.
El tabaquismo se trata de una adicción severa y para DEJAR hace falta mucha ayuda.
QUERER NO ES PODER, cuando se trata de adicciones. Solo con fuerza de voluntad no es suficiente para vencerlo.
Se necesita una cabal información sobre cómo actúa la nicotina en nuestro cerebro. Que tipo de fumador es cada persona , medir el nivel adictivo de cada uno y cada una. Ver cómo el/la paciente fuma antes de dejar de hacerlo.
También probablemente ayuden los medicamentos para hacer más tolerable el síndrome de abstinencia. Además, compartir la abstinencia con un grupo de personas con el mismo objetivo , más un profesional experto que los acompañe , facilita el proceso y asegura el éxito.

Por eso recomendamos que aunque lo desees fervientemente y tengas muchos motivos, la AYUDA Y EL ACOMPAÑAMIENTO, son necesarios.

Podes acceder a toda la información sobre el tratamiento dejando tu nombre y teléfono en Instagram o en whatsapp:
11 4027 5189.
Tendrás una reunión informativa conmigo para sacarte todas las dudas .
Esta reunión es gratuita y no te compromete a realizar el tratamiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat