La historia de Elsa Tomasso con el tabaquismo


Fue una fumadora de 30 cigarrillos diarios , durante 47 años. Nunca dejó, ni un sólo día. Estaba segura que dejar, para ella , era “misión imposible”.

Elsa tiene 63 años , es jubilada docente. Tiene a su esposo, dos hijos y un nietito de cuatro.


Un diagnóstico de epoc (enfermedad pulmonar obstructiva crónica), y sus ganas de seguir disfrutando de la vida, la animaron a acercarse.
Tenía mucho miedo, como la mayoría. La tranquilicé explicándole que se trataba de una adicción, y que si cumplía con las pautas del tratamiento iba a poder lograrlo.
Formó parte de un grupo que había comenzado en forma presencial y continuó a través de Zoom. El primer grupo de la pandemia.
Dejaron el 24 de marzo del 2020. Eran seis personas , cinco mujeres y un varón.
Todo lo que estaba ocurriendo en el mundo, jugó en contra para ellos. El comienzo de la pandemia y la cuarentena. Eran todas dudas e incertidumbres.

Igualmente todos pudieron dejar. Aunque , pasados un par de meses , el paciente varón tuvo una recaída.
Sin embargo, hoy, 19 meses después, Elsa y sus cuatro compañeras ( Marcela Ragone, Rosemary Misero, María Gabriela Di Cio e Irene Banchero), siguen sin fumar y están todas felices por el logro conquistado.
Por qué contamos esta historia de Elsa? Porque ella, pese a todas sus dudas y temores y a que NUNCA había hecho ni un solo intento , SIEMPRE se mantuvo positiva .
Cumplió rigurosamente con todas las indicaciones, se entregó al tratamiento y se dejó ayudar. Afrontó las etapas de preparación y de abstinencia con optimismo. Toleró los síntomas sin quejarse y, desde el primer día fué mucho más importante para ella la sorpresa y alegría de estarlo logrando, que las molestias de las ”ganas”.
Con su actitud positiva, en el grupo fue un excelente ejemplo y siempre dio y recibió apoyo de sus compañeras.
El grupo se ha mantenido conectado hasta hoy (también conmigo). Hemos tenido casos de COVID y situaciones buenas y malas de la vida compartidas.
Este es UNO de muchísimos ejemplos para que veamos que dejar de fumar es posible , con la ayuda y el acompañamiento adecuados. Y el logro es ENORME.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat