Dejar de fumar es POSIBLE

Llegando al día diez u once de la abstinencia, la mayoría de los pacientes de un grupo se sienten bien, con distintos grados de satisfacción.


Algunos padecieron bastante los cuatro o cinco primeros días, y perciben claramente una disminución de los síntomas. Tienen muchas menos ganas y, además, se están habituando asombrados a que se puede vivir sin fumar.
Otros, estaban tan seguros de que no iban a poder lograrlo, que lo fueron festejando día a día y están felices de esta gran conquista. Sabiendo que esto recién comienza, pero ya “pasó la peor parte”.
Sin embargo, a veces tenemos una o dos personas en un grupo, que siguen sintiéndose mal. Fastidiosos, irritables, de muy mal humor y con un gran nivel de ansiedad. Son los que a veces comentan “ayer estuve a punto de fumar”, pero no lo hicieron y están acá en la reunión grupal, contándolo y pidiendo más ayuda.
Estos son pacientes que, por distintos motivos, necesitan un poco más tiempo de seguimiento y quizás algo de ayuda farmacológica para calmar la ansiedad por unos días.
Definitivamente, seguir compartiendo vivencias con los demás del grupo, cuyo humor también fluctúa por momentos, les permite seguir apostando al logro.
Mientras sigan en carrera y se dejen ayudar, tanto los pacientes del grupo como los coordinadores estarán a su lado.
DEJAR DE FUMAR ES POSIBLE PARA TODOS.

Podes acceder a toda la información sobre el tratamiento dejando tu nombre y teléfono en Instagram o en whatsapp:
11 4027 5189.
Tendrás una reunión informativa conmigo para sacarte todas las dudas .
Esta reunión es gratuita y no te compromete a realizar el tratamiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat