Graciela Guastella

«Empecé a fumar a los 20 y logré dejar a los 52, gracias a Susana. Hace 4 años que vivo libre de humo y cortar con el cigarrillo fue una de las mejores decisiones que tomé.

Soy Graciela, tengo 56 años, empecé a fumar a los 20, dejé a los 52. Estoy por llegar a los 4 años libre de humo.

Hay momentos en los que nos preguntamos qué cosa no haríamos si volviéramos a nacer. Mi respuesta, definitivamente es “no volvería a fumar”. Otros errores, tal vez dejan alguna enseñanza, éste…nada. Fumé aun estando embarazada (poco, pero lo hice), fumé dentro de mi casa, al lado de mis hijas que no paraban de quejarse por ese maldito humo…

Es completamente inexplicable, daría mi vida por mis hijas sin dudarlo pero tampoco ellas pudieron lograr que dejara de fumar, te dicen que ser fumadoras pasivas les daña la salud pero, no terminas de creerlo.

Caminar rápido, baldear mi patio, subir una escalera, todo me agitaba.

De a poco, fue entrando en mí la necesidad y el deseo de dejarlo, por mí y por mi marido, también fumador, que por ese entonces andaba cerca de los dos atados diarios y me aterraba que le pasara algo. No sabía por dónde empezar. Un día escuché a una conductora de radio contar que a ella le había ayudado mucho leer el libro “El placer de no fumar…nunca más”. Al instante lo encargué. Comencé a leerlo. Tuve miedo de no poder sola y fue entonces cuando me comuniqué con Susana.

Allá fuimos con mi marido, a quien, de a poquito, le había ido “haciendo la cabeza” para que emprendiéramos juntos este desafío.

Susana, su equipo y el grupo, nos ayudaron muchísimo.

Fijamos el famoso día D, muy convencidos. Le dimos para adelante.

Pasaban los días. Empezamos a caminar mucho, 2,3,4,5 kilómetros diarios y respirando perfecto. Íbamos en familia, los cinco juntos, sentíamos un apoyo inmenso. Los parches me ayudaron a sobrellevar la abstinencia, el resto era convicción, fuerte decisión y mucha voluntad.

Hoy nos sentimos felices de cumplir cuatro años libres de humo.

No bajo la guardia, sé que no debo “aflojar”, nunca cantaré victoria, se puede recaer.

Me costó mucho dejar de fumar pero fue una de mis mejores decisiones.

Siento que el cigarrillo es esto, SI NO LO DEJÁS VOS A ÉL, ÉL TE DEJARÁ A VOS EN EL CAMINO.

Graciela Guastella, 52 años.
Esposa, madre y asistente tiempo completo
Dejó en Septiembre de 2015.

Abrir chat