La incomodidad de fumar

 ¿En dónde está el placer?

Comentaba una  paciente “Estaba cerrando un negocio sumamente importante y en el medio de la negociación tuve que salir  a fumar”. 


“En mi familia y en mi grupo de amigos ya  no fuma nadie” .


“En  el mejor momento de la conversación tengo que salir a fumar”.


“No me gusta más mi imagen fumando,  me molesta el olor en la ropa y vivo poniéndome perfume”.


“El día que fui corriendo cientos de metros por un aeropuerto arrastrando a mis tres hijos y para colmo enojada porque protestaban para llegar a un lugar donde pudiese fumar me dije “esto ya es demasiado””.


Los ejemplos anteriores NO muestran a personas  locas, desconsideradas o irracionales. 


Son personas que hacen estas maniobras porque necesitan físicamente fumar.  Son adictas a la nicotina y por consiguiente necesitan consumirla.


Todos ellos, con información, ayuda y acompañamiento dejaron de fumar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *